Hacemos los pendientes desde el nacimiento con el método utilizado por las enfermeras, por lo que es lo más recomendado al ser una técnica aséptica que permite elegir unos pendientes idóneos. El proceso es más suave y preciso