La gimnasia pretende conseguir una circulación sanguínea más activa y una mejor oxigenación, ayuda a conseguir una postura más adecuada para aliviar las molestias de la columna y los dolores que podemos sentir y reforzar la musculatura que intervine en el parto.